sábado, 11 de febrero de 2017

Embajador de la RASD en Mozambique – El pueblo saharaui no bajará sus brazos hasta obtener la independencia

Fuente. Blog Por un SaharaLibre
Foto. Por un Sahara Libre
Mozambique es uno de los países que desde la fundación de la RASD, apoya de forma política e institucional al pueblo saharaui, un país con un pasado trágico de colonialismo y guerra civil. Es también un país con inmensos riquezas naturales por explotar, según el Banco Mundial, Mozambique tiene las mayores reservas de gas natural en el continente africano. Una joven república que conoció el fin del colonialismo en la época que sus hermanos saharauis fueron abandonados por el ocupante español y vendidos a Marruecos, convirtiéndose así en la última colonia en África.
Ouaddadi Cheij Ahmed El-Haiba, embajador de la República Democrática Árabe Saharaui en Mozambique, tiene un largo recorrido diplomática, siendo de los más antiguos diplomáticos de la RASD. Se caracteriza por el profundo conocimiento de África y la Unión Africana, ha pasado por varios países como diplomático y también ha estado una década como representante del escaño de la RASD en el Parlamento Panafricano. En entrevista para POR UN SAHARA LIBRE.org (PUSL) nos dio su visión de una nueva etapa en la lucha de su pueblo por la independencia.
Según el embajador, Mozambique tiene una posición de principio, es un país que logró la independencia a través de un movimiento de liberación. Inmediatamente después de la independencia Mozambique comenzó las relaciones diplomáticas primero a través de los representantes y después de 1982 con embajadas. En 1976, Ouaddadi Cheij Ahmed El-Haiba, encabezó la delegación del POLISARIO en visita oficial en la que fueron recibidos por el presidente Samora Machel.
“Mozambique no renuncia de sus principios y defiende el derecho del pueblo saharaui en todas las organizaciones internacionales, además de mantener una estrecha relación con visitas a la RASD. Quiero agradecer al pueblo y gobierno de Mozambique en nombre de mi pueblo y como Embajador de la RASD toda la solidaridad incondicional que nos han demostrado a lo largo de nuestra lucha. Y también a los pueblos de África que a pesar de sus propias dificultades no se olvidan de los hermanos saharauis “.
PUSL – En la 28ª Cumbre de la Unión Africana (UA), Marruecos fue admitido como miembro de esta organización, ¿cuáles son las intenciones del Reino Alauita y cuáles son las consecuencias de esta admisión? ¿Cómo ve el continente africano hoy?
Ouaddadi Cheij Ahmed El-Haiba – Hay que tener en cuenta que condujo a Marruecos volver hacia África y su solicitud de adhesión a la UA. Antes de formalizar esta solicitud, Marruecos tuvo muchos problemas internos y externos que le condujeron al aislamiento.
El nivel de sus relaciones con la Unión Europea (UE) y a pesar de haberles ofrecido una posición privilegiada, esta relación está en riesgo y se ha convertido en un fracaso, una vez que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictaba en diciembre del año 2015 que los acuerdos de asociación y acuerdos de liberalización entre la UE y Marruecos no son aplicables al Sahara Occidental, que se volvió a confirmar en la evaluación del recurso contra esta decisión en diciembre de 2016. Así quedó claro en la sentencia del Tribunal de Justicia que reconoce al Frente Polisario como único representante legítimo del pueblo saharaui, el derecho a la libre determinación y la prohibición de la explotación y comercialización de recursos naturales y productos originarios de este territorio, también confirma que no existe ningún lazo de soberanía marroquí dentro de las fronteras del Sahara occidental.
Las Naciones Unidas definieron en sus múltiples resoluciones el estatuto del Sahara Occidental, un territorio no autónomo, con fronteras definidas, pendiente de descolonización y con el Frente Polisario como representante legítimo que firmó el acuerdo de alto el fuego en 1991, con la premisa de la realización del referéndum de autodeterminación que hasta hoy ha sido bloqueado por Marruecos, que se niega a reanudar las negociaciones. Las resoluciones del Consejo de Seguridad y la Cuarta Comisión son claras también en este aspecto. No hay duda acerca de la legitimidad del derecho del pueblo saharaui.
Marruecos intenta también en el seno de las Naciones Unidas y sus diversos organismos imponer la ocupación del Sáhara Occidental como un hecho consumado e inmutable, son prueba de esto sus recientes maniobras, en 2016, como la expulsión de 84 funcionarios de la MINURSO (Misión de las Naciones Unidas para el referéndum ) y los insultos proferidos contra el ex Secretario General, Ban Ki-Moon, así como el hecho de no autorizar la visita del enviado especial de las Naciones, Christopher Ross y el enviado especial de la Unión Africana Dr. Joaquim Chissano.
El reino alauita se venga de este aislamiento internacional con la intensificación de la represión en los territorios ocupados, donde mantiene un estado de terror sobre la población saharaui. Nadie escapa a la violencia, secuestros, detenciones arbitrarias y torturas, niños, mujeres y ancianos incluidos, demuestra así su verdadera cara, la ocupación brutal e inhumana.
África está de nuevo bajo la mira internacional, un continente sufrido, que salió del colonialismo y tuvo que reconstruirse, con recursos naturales inconmensurables, en su mayoría sin explotar, una región virgen en muchos aspectos. Por lo tanto, es un continente que vuelve a ganar importancia en el ajedrez internacional pero del cual Marruecos se marchó en 1984 al abandonar la OUA cuando la RASD fue admitida como estado miembro.
Fue por este aislamiento político y económico internacional que Marruecos se vuelve hacia África. La RASD ha ganado terreno, a diferencia de Marruecos, la Unión Africana comenzó a exigir, través de sus diversos órganos y mecanismos, el respeto de las Naciones Unidas por el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui, el fin del espolio de sus recursos y el referéndum. Fue así que surgió la idea, las maniobras de Marruecos para unirse a esta joven organización, pero capacitada y a la altura para hacer cumplir el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación.
A lo largo de estos años Marruecos sólo tiene la simpatía de un puñado de países africanos, relaciones que Mohamed VI heredó de su padre Hassan II, como es el caso, por ejemplo, Senegal, Costa de Marfil, Gabón, República Centroafricana, que son también países de habla francófona influenciados por Francia, gran defensor de Marruecos, que apoya y fomenta el saqueo de los recursos naturales del Sahara occidental.
La entrada de Marruecos, y digo entrada y no admisión, ya que Marruecos quería imponer a su entrada la condición de la congelación del estatuto de Estado miembro de la UA de la RASD. Esta tentativa fracasó y para entrar en la Unión Africana tuvo que firmar el Acta Constitutiva que es clara en relación al derecho de los pueblos a la libre determinación y la definición de fronteras. Marruecos se enfrentó con una organización fuerte y organizada que no renuncia de sus principios consagrados en su documento de fundación y que en la 28ª Cumbre reafirmó la necesidad de respetar las fronteras y los derechos del pueblo saharaui. Marruecos entró como miembro 55 y tuvo que sentarse al lado del Estado miembro 39, la RASD, miembro fundador, con la bandera de su país y su identificación en esta cumbre. Esto quiere decir que Marruecos reconoce la existencia de este estado efectivamente, independientemente de lo que se puede decir, el acto de sentarse y entrar en la UA para firmar el acta es en sí mismo el reconocimiento ante la ley.
Sin embargo, sabemos que el objetivo último de Marruecos es forzar una división dentro de la organización panafricana a semejanza de lo que hizo en la OUA, con ganas de crear dos bloques.
Esperamos que Marruecos reconsidere su posición y abandone la ocupación del Sahara. Tiene que reconocer que a pesar de tener un poderoso ejército no fue capaz de ganar una guerra de agresión, y que hoy mismo no ha conseguido apagar ni extinguir la resistencia en los territorios ocupados. Y además, no sólo en los territorios ocupados si no en las universidades de Marruecos, donde los jóvenes estudiantes se organizan, resisten y se manifiestan.
Nuestros líderes y héroes, los presos políticos de Gdeim Izik, están siendo juzgados ahora de nuevo dentro de Marruecos, en Sale, Rabat.
Marruecos puede decir que no reconoce a la RASD, pero también puede estar seguro de que el pueblo saharaui nunca reconocerá la ocupación como legal y nunca ira a bajar los brazos, las voces, las armas si es necesario, hasta que obtenga su independencia, la soberanía y la libertad.

PUSL – ¿Cuál es la posición de Marruecos en África? ¿Su posicionamiento?
Ouaddadi Cheij Ahmed El-Haiba – Mohamed VI habla sobre la juventud africana olvidando a los libertadores africanos, los que hicieron llegar la luz a África, en sus países y ak crear la OUA (Organización Unión Africana) y la Unión Africana, los padres de nuestra historia, y Marruecos quieren ignorar a estos héroes como si no fuesen nadie. Esto es un grave error y no será olvidado por la historia, son los hombres que sacrificaron sus vidas por la liberación de África.
El tiempo obligará a Marruecos a corregir sus errores y descubrirá que África está orgullosa de su libertad.
PUSL – ¿Cómo ve la situación de Guergarat?
Ouaddadi Cheij Ahmed El-Haiba – Una vez más Marruecos viola el Acta Constitutiva de la UA al no respetar las fronteras y ocupar ilegalmente una parte de la RASD y es necesario que el ocupante sea obligado a respetar el derecho internacional.
La RASD envió cartas, informó, advirtió a las Naciones Unidas, a su Consejo de Seguridad y al Secretario General sobre la actuación de Marruecos en la zona de Guergarat, que al mover su contingente a esta área estaba violando claramente el acuerdo de alto el fuego y de reconocer fronteras.
Debido a la falta de acción de las Naciones Unidas el Frente Polisario y la RASD tomó el único camino posible que fue moverse a la zona bloqueando los avances ilegales de Marruecos. Esta maniobra de Marruecos puso en riesgo un área ya en si vulnerable y provocó una situación peligrosa que puede explotar en cualquier momento.
La MINURSO se vio obligada a ponerse entre los dos ejércitos para evitar lo peor.
Si Marruecos no es obligada a aceptar una via democrática y de paz, con la celebración del referéndum, en mi opinión la solución más favorable para todos que garantice la paz, si no es obligada y no respeta el pueblo saharaui no tienen otra opción que es volver al conflicto armado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada